Técnica de Lactancia

Amamantar en un acto natural e instintivo, pero tiene ciertos rincones, en los cuales, nos va a tocar practicar, consultar, preguntar y aprender a todos, y eso está muy bien!

En los años que se ha venido estudiando la lactancia materna (que no han sido tantos comparado con otros varios temas en salud y maternidad) se evidenció que la lactancia es más exitosa cuando:

  • La madre adopta una posición cómoda al amamantar.
  • Se posiciona al bebé de forma correcta con respecto al cuerpo de su madre.
  • El acople de la boca del bebé al pezón es efectivo.

A la sinergia de estos puntos se le denomina técnica de amamantamiento. Y todo comienza con… “mamá cómoda”. De preferencia, sentada, con brazos y espalda apoyados, piernas y pies apoyados, ambiente tranquilo, con temperatura agradable e iluminación suficiente.

A la hora de amamantar, cómo se coloca al bebé con respecto al cuerpo materno, es un tema que se ha mencionado mucho cada vez que se habla de lactancia. Las conocidas “posiciones para amamantar” se consideran una guía, pero en la práctica, cada mamá y bebé, con el tiempo y a medida que se conocen, van a ir encontrando la o las posiciones que les sean mas cómodas, eficientes y convenientes.

Sea cual sea la posición que se adopte (sin olvidarnos de lo fundamental: “mamá cómoda”), hay condiciones que al cumplirse, hacen que el agarre del bebé al pezón sea más adecuado, y la lactada más cómoda y eficiente.

  • Mamá y bebé con sus cuerpos juntos y enfrentados.
  • Bebé posicionado a la altura del torso materno, no del abdomen.
  • El cuerpo del bebé derecho. Con su cabeza, tronco y cadera en un mismo eje.
  • Brazos del bebé a los lados de su cuerpo, no por delante.

¿Cómo logro un adecuado acople o agarre de mi bebé al pecho?

Es una de las preguntas más realizadas en las consultas de lactancia. El agarre o acople inadecuado del bebé al pezón materno puede resultar en lesiones de pezón y/o en que el bebé extraiga menos leche de la que podría. Éstos problemas desencadenan otros (disminución de la producción láctea, descenso o no aumento de peso en el bebé, dolor al amamantar, congestión mamaria, mastitis y otros), y de repente, mamá, bebé y familia se ven dentro de un círculo, del cual se sale yendo a la raíz. 

Aprender cómo lograr un adecuado agarre del bebé al pecho en los primeros días de vida es sumamente importante, ya que todos están adquiriendo conocimiento (bebé, mamá y familia), y ese conocimiento, los va a acompañar hasta el final de su lactancia.

1. Coloca a tu bebé cerca de ti, sostenlo con seguridad. Sosteniendo tu mama con el pulgar por encima y el resto de los dedos por debajo (mano en forma de “C”). Apunta el pezón hacia la nariz de tu bebé o hacia el paladar. Permítele inclinar su cabeza hacia atrás, si ves que lo hace naturalmente.

2. Espera hasta que tu bebé abra su boca como para bostezar, muy grande! Habitualmente, y sobre todo los primeros días, esta apertura no se produce de inmediato, hay que cultivar la paciencia, y es fundamental el acompañamiento y el apoyo. Continúa estimulando a tu bebé, y cuando abra grande su boca, lo traes hacia ti, lo acercas a tu cuerpo de modo que quede pegadito al seno.

3. A medida que sientas que se agarra con mas intensidad, intenta aflojar y apoyar los brazos, bajar los hombros y sentirte cómoda.

Ahora, verifica que el acople sea adecuado:

  • Comisura del bebé totalmente abierta.
  • Se vé mas areola por encima de la boca del bebé que por debajo.
  • El mentón del bebé toca el seno.
  • No se escuchan sonidos tipo “chasquido” cuando succiona.
  • La mandíbula inferior del bebé se mueve hacia abajo notoriamente al succionar y tragar.