Rol de Padre

Rol de Padre o Pareja en la Lactancia

Es importante mencionar que cada familia es única y encontrará su forma de hacer las cosas, según su dinámica y conformación.

Por suerte se habla cada vez más de la importancia de la red de apoyo que rodea a la madre y al bebé, especialmente durante los primeros meses después del nacimiento. Con especial atención en el padre del bebé o pareja de la madre, que la mayoría de las veces es la primera línea de apoyo.

Recientes investigaciones demostraron que una estrecha participación del padre del bebé o pareja de la mamá, tiene un efecto positivo en las tasas de lactancia materna. O sea, las mujeres que reciben el apoyo de su pareja tienden a amamantar durante más tiempo.

Sin embargo, esto se enfrenta a retos, como la ausencia de permiso parental, o que este sea menor al de la madre, la falta de información sobre la lactancia y puerperio, y algunas veces la madre no desea ser acompañada o que se involucren en la Lactancia. Cosa que si no ocasiona daños a ninguno de los involucrados, está bien y es decisión de la mamá.

Algunas parejas pueden estar en contra de la Lactancia por sus creencias personales, pero también por la preocupación que sienten por la carga que podría significar este proceso. A veces, se busca proteger a la mamá del dolor, agotamiento y angustia que se producen cuando aparecen dificultades en Lactancia, sin entender del todo que detrás de ello sigue estando el deseo de seguir amamantando. Es bueno saber cuáles son las preocupaciones que hay detrás de los comentarios o críticas del padre/pareja, y trabajar juntos a partir de ahí.

Por eso es importante que las madres pueden empezar por compartir sus deseos, frustraciones y angustias con confianza, encontrando del otro lado una escucha activa, sin juicios y empática.

También se sugiere compartir información con la pareja sobre los beneficios de la lactancia, tanto para ellas mismas como para el bebé. Y para ello es importante contar con información suficiente y confiable.

Siempre que lo necesiten o crean necesario, consulten con profesionales en el área en sus centros de salud o de forma particular. Pueden ser Profesionales de la salud como Neonatólogos, Pediatras, Ginecólogos, Parteras o Enfermeras (que estén formados y actualizados en Lactancia Materna).

Y también Doulas y  Asesoras en Lactancia Materna particulares.

Así que ¿como puedes involucrarte en el proceso de Lactancia?

AMAMANTA TU TAMBIÉN: Procura que las labores domésticas y el cuidado de los hijos mayores sea algo compartido, así como las tareas varias con el bebé.  El trabajo en equipo hace que todo se haga realidad. Tu también importas! Adopta comodidades a la hora de cargarlo o alimentarlo, igual que la mamá.

¿A DEMANDA?: Ten en cuenta que a veces la demanda del bebé puede ser continua, y puede agotar a ambos. No es personal, es una etapa y es pasajera.

¿HASTA CUANDO AMAMANTAMOS?: La OMS recomienda Lactancia Materna Exclusiva desde el nacimiento y hasta los seis meses de edad, y desde entonces, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros, manteniendo la lactancia materna hasta los 2 años o más. Pero cada mujer, bebé y familia va a poner su tiempo y es importante respetarlo.

CUIDEMOS LAS PALABRAS: Evita frases como “mi pareja no tiene leche” o “su leche no alimenta al bebé”. Mantente informado, y habla siempre desde la empatía, respeto y amor.

NO COMPAREMOS: A veces, es al padre o pareja a quien le llegan comentarios , experiencias y vivencias ajenas. Eso son, experiencias de otros padres y otros bebés. Tu, tu familia y tu paternidad es única, y ustedes la van a ir armando y transitando a su manera.

¡SOLUCIONES YA!: No somos máquinas. Generalmente cuando se presenta una dificultad, toma tiempo encontrar una solución. Busquen ayuda si es necesario. No busquen culpables, busquen soluciones en conjunto.

¿Y MI TIEMPO DONDE FUE?: El convertirse en padre o madre no es sacrificio. Se cambian unas experiencias y vivencias por otras, se termina una etapa y comienzan muchas más. Ambos estarán exigidos, no es novedad, pero se irán acomodando. Llenen sus días de Paciencia, Perseverancia, Respeto, Empatía y Amor.

MI ROL: Eres un pilar fundamental, de eso no hay dudas. Pero no te presiones, no tienes todo sobre tus hombros, eres parte de un maravilloso equipo. Permítete también sentirte débil, con angustia, miedo e incertidumbre por momentos. Recuerda que no estás ayudando a mamá, estás asumiendo y disfrutando de tu rol.

“Apoyar el proceso de lactancia materna es excelente para el vínculo paterno-filial y tiene beneficios duraderos que el bebé aprovechará a lo largo de su vida”. Dr. Michael Abou-Dakn (Médico Jefe de Ginecología del Hospital St. Joseph, Berlín).